REGIONAL 1. CIUDAD DE BUENOS AIRES
ASOCIACION DEL MAGISTERIO DE ENSENANZA TECNICA
no_indent.png

Salud

Muchas veces se escucha hablar de la importancia de los chequeos médicos como si fuera una moda. Sin embargo, detrás de esta tendencia -que desde hace unas décadas viene creciendo en la Argentina- existe una potente estrategia de prevención, que contribuye a mejorar la calidad de vida. Los exámenes anuales suelen ayudar a detectar a tiempo o antes de que se produzcan los síntomas algunas enfermedades o afecciones, con la ventaja de que son más fáciles de abordar e incluso, a veces hay diferentes alternativas.
Los estudios que incluye el chequeo anual varían según la edad, el sexo y las características genéticas y los antecedentes familiares. Además, en caso de que se produzca algún hallazgo, el clínico o el especialista incorpora exámenes más específicos, que también favorecen el diagnóstico.
El tema central es que a través de estos estudios se detectan valores que pueden conducir a ciertas patologías que afectan la salud, de hecho, muchas enfermedades se logran evitar por medio de la medicina preventiva. No sólo los análisis de rutina son valiosos para detectar problemas sanitarios, sino también para ajustar año a año los hábitos, tales como la buena alimentación -al incluir y quitar alimentos de la dieta- o la actividad física.
Pero ¿cómo saber cuáles son los estudios que se deben hacer de forma regular? Sin dudas, el médico de cabecera es quien debe ordenar la lista de análisis a realizar. Por lo general, un chequeo incluye: hemograma completo, análisis de orina, control de peso y presión arterial, y electrocardiograma. Otros estudios de importancia son los odontológicos y oftalmológicos, a la par que, en el caso de las mujeres, los ginecológicos (de mamas y útero), y con relación a los hombres, los de próstata.
En líneas generales, los casos de personas jóvenes que no se realizan los chequeos cada año son frecuentes, ya que no advierten ningún tipo de síntomas. Ante estas situaciones, los profesionales recomiendan que se eviten dejar pasar más de dos años para hacerlos, siempre con la intención de poder prevenir.
La visita anual al médico y los chequeos son las únicas opciones que permiten conocer los factores de riesgo de cada persona según su metabolismo, además de controlar qué hábitos hacen bien y cuáles se necesitan modificar para tener una vida más sana.

no_indent.png