REGIONAL 1. CIUDAD DE BUENOS AIRES
ASOCIACION DEL MAGISTERIO DE ENSENANZA TECNICA
no_indent.png

Nuevo rol docente en la era tecnológica

Hace tiempo que internet se convirtió en una de las principales fuentes de búsqueda de información y acceso al conocimiento. Una ventaja que acerca el saber a muchos pero que transformó al maestro tradicional e incorporó nuevos “proveedores” de enseñanza. Los docentes se encuentran, entonces, ante la presión de lo que los tiempos actuales imponen: ser innovadores ante las propuestas que ofrecen al alumnado y aceptarse como alguien más en proceso permanente de actualización de conocimientos y formas, como parte de los cambios socioculturales más visibles. Un desafío enorme que además, casi en contraposición, les exige establecerse como figura notable de cohesión social para colaborar en el control de las problemáticas vigentes como violencia, adicciones e inseguridad.
Aceptar e incorporar el uso de las llamadas TIC -tecnologías de la información y la comunicación- es imprescindible. Así como se vuelve urgente la actualización y modernización de las formas de enseñanza y aprendizaje. Por ende, los docentes, quienes enseñan y contienen, deben adquirir nuevos saberes, contar con tiempo para hacerlo, y capacitarse para armar nuevas estrategias curriculares y actividades escolares. Un cambio que no solo depende de los docentes sino también de las instituciones y del contexto donde se encuentran inmersas. Muchas veces las personas están muy bien preparadas y las condiciones laborales no acompañan. La incorporación de tecnología a las aulas demanda una gran inversión económica y posterior mantenimiento. Por tal motivo, la “naturalización” del uso de TIC, por parte de docentes y alumnos, depende en gran parte de las condiciones de trabajo y el contexto socio educativo en general. Ajustando la profesión al siglo vigente, las tácticas pedagógicas deben responder a las necesidades de los alumnos y facilitar los recursos, motivando intereses y capacidades. El docente ya no es sólo un experto en contenidos o un mero transmisor de saberes, sino un orientador, un facilitador del aprendizaje, dispuesto a aceptar que pueden existir diversas respuestas para un mismo interrogante, siempre que el conocimiento las avale.
El uso de tecnología se impone y no tendrá retroceso. Saber aprovechar las nuevas herramientas enriquece la posibilidad de desarrollo de los jóvenes, fortalece a los docentes y ayuda a mejorar las relaciones interpersonales.

no_indent.png