REGIONAL 1. CIUDAD DE BUENOS AIRES
ASOCIACION DEL MAGISTERIO DE ENSENANZA TECNICA
no_indent.png

Salud

Con los cambios de clima comienzan a aparecer distintas afecciones, como las alergias y los resfríos. Si bien todos debemos tomar recaudos, en el caso de los docentes se torna necesario aumentar las medidas, sobre todo para cuidar una parte muy sensible del cuerpo: la garganta. El hecho de proteger de los vaivenes de la temperatura a la garganta implica también cuidar la voz, herramienta clave para el trabajo.
Los problemas vinculados a la garganta también suelen producirse por el mismo desempeño laboral, tal es el caso de la disfonía crónica. Reconocida en la Ley de Riesgos del Trabajo, implica un daño en la salud de los trabajadores expuestos a ciertas condiciones de empleo. Esto se da, por ejemplo, porque en las escuelas los ambientes generalmente son ruidosos y de mala acústica, ante lo que se fuerza la voz. Otros factores que afectan este órgano son el polvillo de las tizas, la contaminación ambiental y, en el caso de los talleres, las partículas de distintos materiales que quedan suspendidos en el aire.
Quedarse sin voz, sentir picazón o irritación en la garganta son señales de alerta de fatiga vocal y, aunque el malestar cese luego de unas horas de descanso, lo cierto es que es necesario realizar una consulta médica.La disfonía funcional –que se conoce como ronquera o afonía-, es la patología de laringe más común entre los docentes y su origen es el mal uso o abuso de la voz. Es por eso que hay que estar atentos ante síntomas como dolores de cuello y hombros, tos seca, problemas para hablar, falta de aire, sensación de ahogo y desaparición de la voz en diferentes momentos del día.
Se estima que casi el 50% de los maestros tienen problemas con su voz o que tienen las cuerdas vocales en riesgo, por ello la educación foniátrica resulta de vital importancia para la salud de los trabajadores del área.
A la vez, los especialistas recomiendan llevar una dieta saludable, beber agua natural, dormir ocho horas diarias y no tratar de superar el ruido ambiental cuando se habla.Otro paso importante es que los mismos docentes dejen de naturalizar estos problemas y realicen los tratamientos adecuados, tanto para evitar padecerlos como para tratarlos cuando aparezcan. Además, se debe tener en cuenta que muchas veces los diagnósticos simples son el primer paso para evitar grandes trastornos o dolencias mayores

no_indent.png